6 jun. 2013

Es irónico que de tantos consejos y no pueda aplicarlos a mi vida, siempre que los digo me parecen correctos, pero cuándo los leo para mí misma no lo son. No encajan conmigo, o será que yo no quiero encajar con ellos, no lo sé.
De todas formas, si no cuento con mis propios consejos creo que no sabría con quien discutir, los complejos pueden ser muy delicados, y odiarte a vos misma no siempre es muy bienvenido en una familia que cree que no tiene esos complejos.
Por ahora es muy difícil encontrar personas que realmente los sufran y no que busquen un problema para ponerle un nombre y llamar la atención, o ser la simple y comúnmente el estereotipo de las películas de USA dónde las chicas se cortan, o sufren trastornos alimenticios y depresiones. Llega a un punto en los dias en el que te re-planteas, si de verdad te sentís así o sólo queres conformar el mismo estereotipo, suele ser muy frustrante saber que te pasa algo pero no saber si de verdad te está pasando. 
No sé si es que yo miro mi vida desde otro punto, o si en realidad no lo veo, o si en realidad soy muy detallista y me importa la opinión del otro. Quizás no, pero la única verdad es que no busco pertenecer a este conjunto de modas cambiantes, no pretendo serlo, y tampoco pretendo que las personas idolatren a situaciones así. Juro que busco tolerar muchos aspectos de todas estas enfermedades pero hay ciertos puntos que me sobrepasan, creo que la sociedad no comprende las dimensiones que yo veo, pero si creo que hay gente que también cree verlas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario