28 jul. 2012

En mi vida existen miles preguntas sin respuestas, una cosa lleva a la otra, y un laberinto es lo que se nota. Lo que siempre me pregunté es... ¿Por qué designamos etiquetas a las personas? 
es una pregunta realmente amplia, podemos pensar que esas etiquetas son caracterizaciones, definiciones, cualidad, defecto o lo que yo simplemente pienso, un lugar. 
Las grandes amistades llevan su tiempo, más los amores. Pero, qué es lo que hizo que consideremos de un día para otro amigos o novios a alguien?. No estaría mal que pasara si aquellas personas no cometieran errores que por ende no nos desilusionarían y serían lo que esperamos. Sin embargo, no existen, sólo son personas y aunque no las conozcamos lo suficiente las lloramos, es una frustración inmensa no recibir lo que realmente esperamos, como cuando de chicos deseábamos 'ese' juguete pero recibíamos otra cosa, o cuando entrenábamos para después caernos o fallar. Nosotros designamos a las personas en un lugar de nuestro corazón que no corresponde, le damos importancia a las mínimas cosas y finalizamos destruidos. 
Todavía no encuentro solución para esto, pero a veces la música ayuda más que cualquier persona... o simplemente un blog como éste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario