8 oct. 2013

Nada nuevo

Qué cursi que es mi blog, qué cursi las razones que me hacen escribir, y qué cursi no tener ninguna razón de verdad por la cual preocuparme. Siempre me siento perdida, no sé, es raro, la vida parece más dura cuando te sentis ignorado. Me siento así pero no del todo en realidad, vivo esperando que alguien haga algo por mí porque ya estoy cansada de hacerlo yo por ellos. O por ahí pegarme con una pared de tal forma que cambie de memoria, pero me conformaría con ver la vida pasar desde unas pantuflas. Creo que ese seria mi objeto si me preguntaran algún día, aunque seguramente dudaría con un cd, pero eso no importa.
Tengo varias razones cursis en mi vida, y aunque creo que no son necesarias involucrarlas, sé que es imposible no relatar un comienzo relacionado. Por que lamentablemente mi vida parece que girara en ese entorno, es bastante frustrante si me preguntan, pero a todas las personas, o mínimo individuo con cerebro sabe entender. Sí, dije el cerebro y no el corazón, no crean que estoy fumando algo, ni que disparo las palabras que se me vengan primero, pero realmente la acción que tanto buscamos la hace el cerebro y no el corazón. Los sentidos se comunican con él, y nos hacen pensar más de lo que deberíamos. Ya sé, a mi también me causa una especie de rareza, y me pregunto si tendré atrofiado alguno de esos sentidos. Pero en fin, creo que me dolía el cerebro y por eso termine escribiendo esto.. raro no? pero en realidad raro es no saber en que punto de la recta estás, donde querés estar,o con quién. Créeme que tener problemas existenciales es común, y que no me voy fuera de línea si fuera una pantufla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada