9 ago. 2013

Y sí entonces hoy nada está bien? y si entonces el dolor deja de ser temporal y se vuelve eterno? Las heridas, sanan?
No sé que es lo que pretendo encontrar de respuesta, no sé de qué intento auto-convencerme, o por qué en vez de buscar ayuda, trato de dármela yo misma. Tal vez sea por el simple hecho de no volver a escuchar la frase "Ahora no sufre más", me siento tan egoísta por pensar en mi sufrimiento, pero me nubla la vista y la mente, el corazón y los ojos se me inundan en un mar salado. La esperanza se aleja con sus ojitos tristes, marrones y pronunciados, con su pequeño ladrido de 'nena', los ánimos bajan como su última mirada como su última caricia. Mi corazón pide a gritos que siga viéndolo, que siga esperando en mi puerta.
Qué sea mi único buen humor en el día, mi pequeño abrigo en los pies, y mi gran oso de peluche a la hora de dormir.
Es desgarrador escuchar cada pronóstico del veterinario, y hasta desesperante. Los días compartidos se hacen agua en lágrimas, y su compañía se desvanece cada vez más. Ver sus pequeñas ropas en el piso, su plato y su vasito de agua.
Estes donde estés no dejes de correr, a partir de hoy, mirame siempre, nunca me bajes la mirada otra vez, te voy a esperar todos los días de mi vida en mis sueños. Para siempre mi mejor amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada